miércoles, 21 de abril de 2010

XXI

Las aguas mansas
Calman la sed?
No.

Desbordadas
Correntosas
Difíciles...
Sí.

Saltemos al río
Verdes espacios
Rojos los sueños...

Las aguas...
Nos mecen
Abrigan
Educan...
Las aguas de este mar rojo.....

Peces los hombres
Buscadores de carnadas
Pescados.
De pequeño
A grande
Sin escala
Sin moral...

Estanque el mundo, calmo,
Lleno de verdín...
Prisión.

Pez
Prisionero
Hombre.

Somos una especie de irupé,
Inmóviles en las aguas de este río...
Lejano... Del que nos abriga, del que nos educa.

Hombres sin opérculos los peces de este río.
Algas.
Quietud.
Hombres al fin...

Hagamos de estas aguas una turbulencia
Cortadas y cascadas...
Cauces desbordados.
Armados de rocas y tierras que emergen
De los subsuelos atrasados y condenados
A la sequía y contaminación, de los pulpos...

... Son tus escamas, reina de los mares...
El aire
El oxigeno
La turbulencia
De este río que se niega a ser cataclismo
Tsunami...

Son tus opérculos mis branquias...

2 comentarios:

JADE dijo...

un manifiesto que determina ese clamor resumido en un grito que respira por vos!!! un abrazo grande!!!

Lao dijo...

Muy bueno!! No confíes en las aguas mansas, nunca se sabe que se traen. Me gustas las aguas agitadas, temperamentales. Un abrazo!